El rincón de Joacko

12 Feb 2013

Escrito por: joacko el 12 Feb 2013 - URL Permanente

Renuncia Papal y la crisis de la Iglesia Católica

Después del sorpresivo anuncio del Papa Benedicto XVI, quien dijo que el próximo 28 de Febrero dejará su cargo al frente de la Iglesia Católica, comienzan las especulaciones sobre su posible sustituto.

Mientras unos abogan por alguien que continúe defendiendo el estilo conservador de Joseph Ratzinger, otros prefieren un Papa que sea más abierto a cambios y reformas que se vislumbran en un futuro no muy lejano para los católicos.

Cada día disminuye el número de feligreses que frecuentan las iglesias católicas, especialmente en Europa; asimismo, aumentan los creyentes que se distancian de las normas tradicionales de la Iglesia en temas como el uso de anticonceptivos, la ordenación de mujeres como sacerdotes y la prohibición de que los curas puedan contraer matrimonio (celibato).

Personalmente, no sólo difiero en muchos de los reglamentos de la Iglesia Católica sino que, desde antes de cumplir la mayoría de edad, hay algo que no puedo aceptar tanto por parte del catolicismo, como de tantas otras religiones que predican el amor y la solidaridad con nuestros semejantes, pero de una manera muy especial con los pobres.

Creo que es una gran hipocresía que, mientras millones de personas pasan hambre y sed diariamente a lo largo y ancho de nuestro planeta, sin tener tampoco un techo bajo el que cobijarse, muchos centros religiosos, incluidas la gran mayoría de las iglesias y catedrales católicas, estén repletas de riquezas.

Si el nuevo Papa que resulte elegido por el cónclave cardenalicio imitase a Jesucristo mucho más que sus antecesores, muchos de los que hemos perdido la fe en el catolicismo volveríamos a recuperarla

Y ni hablar de los tesoros que alberga la considerada como nación más pequeña del mundo, el Vaticano, donde reside el Papa. Así como un sinnúmero de universidades, colegios y hospitales propiedad de la Iglesia Católica, la gran mayoría de los cuales obtienen cuantiosos beneficios que, sin duda alguna, hacen engrosar las arcas vaticanas año tras año.

Estoy seguro que la denominada “Iglesia Católica, Apostólica y Romana” da trabajo a muchísimas personas en todo el mundo, lo cual es encomiable; pero, al igual que los gobernantes de los diferentes países deberían avergonzarse de percibir sueldos exorbitantes y residir en lujosas mansiones, mientras muchos de sus ciudadanos pasan grandes necesidades e incluso no tienen un techo bajo el que vivir, los dirigentes de las diferentes religiones, incluyendo la católica, deberían ser menos ostentosos y más solidarios con los pobres del mundo. A fin de cuentas, fue Jesucristo, al que la Iglesia Católica considera como su fundador quien, según las Sagradas Escrituras, dio ejemplo de pobreza y jamás vivió en la abundancia.

Finalmente, creo que si el nuevo Papa que resulte elegido por el cónclave cardenalicio imitase a Jesucristo mucho más que sus antecesores e hiciese voto de pobreza, tanto para él como para la Iglesia que liderará, tal vez muchos de los que hemos perdido la fe en el catolicismo volveríamos a recuperarla.

4 comentarios · Escribe aquí tu comentario

Alfonso Schick

Alfonso Schick dijo

Hola Joacko:

No puedo estar mas en desacuerdo contigo, simplemente repites en este post, mitos y leyendas de la progresia internacional, sin ver realmente la verdad de la Iglesia.

Hablas de la pobreza de Jesucristo, se refiere mas a la pobreza de espiritud que de riquezas y que el Papa y los Obispos deben seguirla, y a fe mía que la siguen, dime tu cuanto hereda un cura, obispo, cardenal o Papa a su familia cuando muere, nada. No se si sabrás que el salario que se les asigna es muy reducido, muchísimo menos que un mileurista.

Por otro lado, ya que hablas de las obras de arte que es depositaria la Iglesia, que no dueña, si las vendemos, como lo hacemos, quien tendría la capacidad de comprar la Capilla Sixtina, la Catedral de Burgos, el Sacre Coeur, la Catedral de Colonia y miles de obras de arte y arquitectónicas. Quien debería quedarse con las Copas, Cruces, etc que de forma desinteresada, personas regalaron a Dios, que no a la Iglesia por algún motivo privado que ni tu ni nadie conoce.
Por otro lado no reconoces todo el gasto que ahorra la Iglesia con sus hospitales, residencias, escuelas a todos los gobiernos, ellos con sus propios fondos y con las subvenciones que reciben, hacen mucho mas que cualquier gobierno podría hacer con esos mismos fondos, son mas eficientes.

Por otro lado, no se porque no exiges lo mismo a la LFP, que reduzca los salarios (si en este caso exorbitados de los jugadores y directivos) que vendan esos estadios grandiosos que solo se usan una vez a la semana, por ejemplo. Que sus estrellas dejen de vivir en mansiones suntuosas y las vendan para dar de comer a los pobres.
O porque no exiges también a los directivos y jugadores de la ACB lo mismo, solo por decir dos ejemplos mas cercanos.

Por lo demas no veo yo mucha crisis por que el Papa haya abdicado, el numero de Catolicos por todo el mundo va creciendo, aunque si es verdad que en la vieja Europa ha disminuido, pero el mundo no se acaba en Europa, sin ir mas lejos el numero de Catolicos crecio un 2% aproximadamente en el ultimo año. Pero como bien dijo Benedicto XVI, lo importante no es cuantos Catolicos haya sino cuantos cumplen los preceptos a cabalidad. Y de lo que estoy seguro es que hoy en dia, los hay mas que hace 100 años y muchisimos mas de los que habia hace 1000 y muchichichichisimos mas de los que habia hace 2000 años.

Saludos cordiales
Alfonso Schick

joacko dijo

¿Qué tal Alfonso?
Primeramente quiero aclararte que, aunque mi "blog" no lo escribo con el propósito de recibir comentarios a favor o en contra, sino simplemente para expresar mis puntos de vista, entiendo que quienes lo lean tengan todo el derecho a dar su opinión. Es por eso que te agradezco el que te hayas tomado el tiempo de leerlo, aunque estés en desacuerdo conmigo.
De todas maneras, creo que has malinterpretado algunas de mis palabras. Por ejemplo, yo no entro en detalles sobre lo que ganan o dejan de ganar los obispos, sacerdotes e incluso el Papa; a lo que me refiero es que, tanto la Iglesia Católica como otras congregaciones religiosas de distinta fe, siempre están pregonando votos de pobreza, pero cuando vemos imágenes de sus prelados, ya sea en una catedral o en el Vaticano, el lujo y la pomposidad es lo que destaca. Eso es lo que no veo bien. Yo no digo que el Papa, obispos, sacerdotes, etc., ganen millonadas y las repartan entre sus familias, simplemente que sean mucho más recatados y no derrochen en gastos superfluos cuyos importes podrían ser destinados a muchísimas otras causas caritativas, además de con las que ya colaboran.
Es obvio que la Iglesia Católica no se va a poner a vender las tantísimas obras de arte y riquezas de todo tipo que posee porque, como tú bien dices, ¿quién podría comprarlas?
En cuanto a lo de la LFP y la ACB, con sus jugadores y directivos millonarios, tienes bastante razón, pero ese tema por sí solo, da para otra nota adicional que posiblemente analice en otra ocasión.
Y para concluir mi respuesta a tu comentario, tengo que decirte que yo no ligo la crisis de la Iglesia Católica a la abdicación del Papa; únicamente comento lo que todo el que va hoy en día a muchas iglesias católicas puede comprobar, que cada vez hay menos feligreses en ellas, por mucho que las estadísticas digan que el número de católicos creció en el último año (una cosa es que alguien este registrado como católico y otra muy distinta que funja como tal).
¡Un cordial saludo!

PPB

PPB dijo

Hola JOACKO:

Perdona el retraso, he querido comentar en tu post desde hace varios días, pero por cuestiones de trabajo no he podido.

Hay mucha "tela que cortar" con respecto la posición de la Iglesia Católica, de otras iglesias o de cualquier credo en el mundo occidental del siglo XXI, porque si bien es cierto que el número de "practicantes" en los diferentes ritos ha disminuido, no lo es tanto el número de creyentes en general.

Es decir, hay el mismo número (o incluso más) de personas que se consideran creyentes y seguidoras de cualquier religión, aunque hay menos personas que, dicho de forma más directa, no van a misa.

¿Y por qué no se va a misa? ¿Por qué cada día los templos están más vacíos?

Es fácil, muy fácil de determinar tal cuestión en dos aspectos diferentes, pero complementarios:

1.- INQUIETUDES EXTERNAS: vivimos en el siglo de las comunicaciones, tenemos acceso a cualquier cuestión que nos llame la atención simplemente con sentarnos frente al ordenador, por lo que si se pretende obtener respuestas a preguntas de carácter externo ya no se tiene la necesidad de escuchar al sacerdote, su homilía, la confesión, etc... Uno se conecta a Internet y puede leer miles de posturas de personas muy notables en cualquier aspecto de la vida, la filosofía o la religión.

2.- INQUIETUDES INTERNAS: En la "aceleración social" en la que vivimos, apenas si tenemos tiempo para el "relax" personal, para el "reencuentro espiritual o íntimo" más allá del momentito antes de dormir... y en ese momento uno está descansando en la cama, no acude al templo a "reencontrarse con sí mismo".

Es decir, por exceso de oportunidad de información o defecto de tiempo, es cierto que los habitantes de la sociedad occidental apenas si acudimos a los templos, lo cual no quiere decir que no haya tantos o más creyentes que antes.

Al margen de esto, hay dos cuestiones más que inciden en tal falta de "practicantes":

1.- La "arritualidad" del ciudadano actual: No nos gustan los "ritos" impuestos, preferimos vivir nuestras convicciones libremente, sin expresiones o escenificaciones rituales. Vamos, que para creer en Dios o meditar en nuestra conciencia no vemos necesario darnos golpes de pecho, ir a un templo a pensar en otras cosas mientras el sacerdote habla, en levantarse o sentarse o ponerse de rodillas varias veces, etc, etc, etc... Sino que habitualmente nos vale un recogimiento más íntimo (en casa o incluso en el templo), meditar en solitario o con nuestra pareja sin más "shows" (entiendase con todo el respeto del mundo).

Bueno, aunque los "ritos sociales" sí que nos "molan": las bodas, ya sean en por la Iglesia o en el Ayuntamiento, son auténticos "shows" sociales. Al igual que las graduaciones en las Universidades, o hasta el "día del orgullo gay" actuamos según "ritos" sociales que no nos podemos saltar... pero esa es otra cuestión.

2.- Está de moda expresar el agnosticismo. Hasta hace unas décadas era al contrario, quien no manifestaba su religiosidad era mal visto, ahora ocurre justo lo contrario, por lo que el "ruido mediático" hace pensar que existen más agnósticos, o incluso más "anti-religiosos" que antes, cuando no es así.

En definitiva, no creo que la religión esté en crisis... sí quizá que los templos son menos utilizados, o que el clero tiene menos influencia sobre una sociedad con tantas oportunidades de información. Pero la religión es algo más que las personas que participan en ella, ya sea en su "organización" (clero) o en su seguimiento (fieles).

Respecto al Papa, pues qué quieres que te diga, a mí me da lo mismo que se quede, que se marche, que pongan a otro o que dejen el puesto sin cubrir... como he dicho antes, las creencias están por encima de las personas, incluso por encima del Papa.

Ah, eso sí: creo que los "profesionales" de la Iglesia (da igual la acepción: católica, anglicana, protestante, ortodoxa...) deberían "reciclarse" y cambiar su "profesión" de comunicador poniéndose al tanto de los días que corren.

Un saludo.

joacko dijo

Hola PPB:

Te he querido contestar a tu amable y didáctico comentario pero, por unas cosas u otras, al final se me ha pasado; ¡mil disculpas! De todas formas, creo que te saliste un poco por la tangente, enfocándote exclusivamente en si hay o no crisis en la Iglesia Católica cuando en mi nota, aunque expongo brevemente ese tema, lo que trato de enfatizar es la hipocresía de la mayoría de las religiones, incluyendo la Católica, cuyos representantes predican constantemente sus votos de pobreza y solidaridad con los más humildes. No obstante, mientras millones de personas sufren de malnutrición en todo el mundo, podemos observar todo tipo de lujos y ostentaciones en el Papa, cardenales, obispos, imanes, rabinos, etc., etc., así como en los estados, catedrales, templos, mezquitas y sinagogas que regentan.
La parte de la crisis entre el catolicismo, que por cierto es real a pesar de todos los puntos que expones, puesto que por mucho que las estadísticas digan que el número de católicos ha aumentado, si cada vez van menos a las parroquias, ¿de qué le sirve a la Iglesia que haya más católicos inscritos por sus padres al nacer?
Lo que le interesa al clero es que el "rebaño" acuda cada semana al "redil" y que contribuyan con sus dádivas para que sus arcas sigan llenándose, de lo contrario termina siendo tan mal negocio como el del "ladrillo" en la actualidad.
Está claro que lo que ha hecho que la mayoría de las religiones pierdan cada día más adeptos (pasando a ser no practicantes aunque pertenezcan a ellas), incluyendo la Católica, es la disminución del analfabetismo en todo el mundo. La gente ya no se cree todas las fábulas religiosas, sólo porque el sacerdote lo diga, como pasaba antes; ahora todos estamos mucho mejor informados y podemos crearnos nuestra propia opinión sobre aquello que el clero y un alto porcentaje de padres nos inculcaron cuando éramos niños.

¡Saludos!



Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Avatar de joacko

Sobre este blog

El rincón de Joacko
joacko

ver perfil »

Mis tags

Amigos

Fans

  • jacoes

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00