El rincón de Joacko

02 Feb 2013

Escrito por: joacko el 02 Feb 2013 - URL Permanente

"Violencia de género: Un cáncer que debemos erradicar"

No hay nada más desesperanzador que acostumbrarse a escuchar o leer en los medios de comunicación, los contínuos casos de víctimas de violencia de género, como si se tratase de algo común y corriente en nuestra sociedad.

"Violencia de género: Un cáncer que debemos erradicar"

Es raro el día que no se produce una nueva víctima de la violencia de género en España, así como en muchísimos otros países, lo cual me deja un sentimiento de impotencia y al mismo tiempo de indignación, puesto que estoy convencido de que los gobiernos y la sociedad en general, podríamos hacer bastante más para evitarlo.

Está demostrado que el entorno familiar y la educación, son fundamentales para hacer frente a esta lacra de la humanidad, si queremos que algún día el mundo sea más equitativo y menos machista. Por eso me sorprende que, con todos los cambios que se realizan en el currículo educativo cada vez que un partido sustituye a otro en el gobierno español, todavía no se haya creado una asignatura para tratar específicamente el tema de la igualdad entre hombres y mujeres.

Me parecen fenomenales las campañas de concienciación sobre la violencia de género, que se emiten constantemente a través de los medios de comunicación; pero creo que, para cambiar los hábitos machistas que dominan en nuestra sociedad desde la prehistoria, primeramente los padres deberíamos dar ejemplo a nuestros hijos en el hogar y a su vez, estas enseñanzas deberían ser enfatizadas en los centros escolares.

Si queremos erradicar la violencia de género, tendremos que enfocarnos en cambiar la idiosincrasia machista de toda la humanidad

Seamos honestos con nosotros mismo y aceptemos que, si queremos erradicar de una vez por todas el maltrato a la mujer, comúnmente conocido como violencia de género, tendremos que enfocarnos en cambiar la idiosincrasia machista de toda la humanidad. Y la única manera de poder hacerlo es atajar el problema desde sus inicios o sea, desde la niñez, que es cuando nuestros hijos aprenden a ser respetuosos con los demás o, por el contrario, inician el aprendizaje de su futuro oficio como maltratadores.

Y para concluir este artículo, como siempre les dejo con la reflexión de la semana:

“No nos olvidemos que los niños son como esponjas que absorben todo lo que les rodea; si en la época de su crecimiento les damos cariño, comprensión y buenos ejemplos, habremos sembrado la semilla que los convertirá en unos adultos responsables y respetuosos con sus semejantes. En cambio si los exponemos a la indiferencia, el maltrato y la falta de respeto por los demás, empezando por nuestra propia familia, el futuro de la sociedad seguirá siendo bastante incierto.”

2 comentarios · Escribe aquí tu comentario

PPB

PPB dijo

Hola JOACKO:

Buen tema has sacado, lo de la violencia doméstica (lo de "violencia de género" es lingüísticamente incorrecto).

El problema de este tipo de violencia es que ESTÁ MAL TRATADA por parte de las instituciones, organizaciones y responsables públicos.

Y ese error está en que parte de un carácter sexista y en una serie de intereses creados por grupos que intentan acercar este ascua (lleno de subvenciones) a su sardina "financiera".

¿Por qué se habla de la violencia del hombre hacia la mujer en exclusiva? Al hacerlo, se muestra una injusta cara de lo que es una violencia cada día mayor en el seno de nuestros hogares. No sólo del hombre hacia la mujer, sino de ésta hacia él, de ambos hacia los hijos o incluso de éstos hacia sus progenitores.

Hay estudios que dicen que cada año mueren unos 300 o 400 hombres en España por suidicios víctima de un maltrato por parte de sus parejas, quienes se apoyan en la batería de normas sexistas a favor de la mujer para, no sólo humillarlos en público, sino dejarlos literalmente "en pelotas", fuera de sus casas y con órdenes de alejamiento para con ellas y, lo que es peor, para con sus hijos.

Es decir, el número de estas víctimas de violencia doméstica es 10 veces mayor que el de mujeres que mueren a manos de sus compañeros. Es más, muchas veces el hombre se suicida una vez ha agredido a su pareja... y para hacer eso (el asesinato y el suicidio) se debe llegar a un punto horrible de vida.

Conozco casos en los que las mujeres han simulado agresiones para denunciar a sus maridos, casos en los que éstos viven acojonados por amenazas legales de aquellas, casos en los que la parte masculina de la pareja lo ha perdido todo por "cuentos" de ellas...

Ojo, que no niego que exista el problema que tú expones, simplemente que si erradicamos de la realidad la mitad de ésta, cometemos una injusticia que derrumba cualquier campaña que se quiera desarrollar.

Es decir, debemos tratar TODA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA, sin sexismos ni injusticias, porque efectivamente TODOS SOMOS IGUALES, y un maltrato es IDÉNTICO venga del hombre o de la mujer y sea físico o psicológico.

De todos modos, y entrando en la vertiende masculina de la violencia doméstica, es cierto que estamos asistiendo a un aumento del machismo entre nuestros jóvenes. Los "niñatillos" cada día se comportan más como "machos" que deben mostrar su poderío al resto de la manada...

No hay educación, tras muchos años de cultura democrática, el sexo sigue siendo algo poco claro y proclibe al abuso y a las muestras de poder.

Hace no mucho, un chaval de un Instituto de una zona de clase media casi mata a otro de una pedrada porque la ex-novia del primero se enrrolló con el segundo... No lo mató porque un amigo le paró el brazo y por tanto no le dio de lleno, aún así le tuvieron que poner 15 puntos y mantenerlo en observación..

¿Cómo llegamos a eso? La maldita televisión y los malditos directores de cine tienen muchísma culpa.

Cada día son más las películas en las que el "machote" de turno pasa por encima del resto con toda la violencia que se pueda imaginar para terminar con la "tía buena" del filme.... Y eso cala en los chavales, que se piensan que la vida real es así y que las chavalas se van a derretir ante muestras de tan primitivo comportamiento.

Y los anuncios no son mejores, nos presentan un mundo en el que la posesión personal está por encima de cualquier otra cosa. Tanto tienes, tanto vales...

Si unimos las dos cosas, los jóvenes piensan que sus parejas son "su propiedad" y que sólo ellos pueden decidir que dejen de serlo...

Y seguimos con los "derechos" que se usan con tanta ligereza para vendernos cualquier cosa (desde ropa, gafas a coches o condones)... Debes imponer tus derechos a cualquier otra cosa, somos elementos individuales que debemos luchar por nuestros intereses, pisoteando a quien sea... incluso a nuestras parejas...

Además, "mola" la rebeldía, como si todo el mundo luchara contra nosotros, creando una especie de "esquizofrenia" colectiva en el que nos creemos que si no atacamos, seremos atacados...

Junta todo esto y tendrás un "coctel" de resultado explosivo: "yo soy el macho" + "esta mujer es mi propiedad" + "si no la vigilo, me traicionará" + "debo demostrar a todos que nadie me tose" + "debo velar por mis intereses" + "mis cojones (derechos) por delante"....

El resultado: como tu pareja no te sea absoluta y totalmente sumisa en todas las cuestiones, estás justificado para imponer el poder "machote"... Y no digamos si ésta decide dejarte ... entonces los "derechos" pasan a ser "obligación de venganza"... Y si te deja por otro, tu "hombría" ha sido mancillada y estás justificado para hacer cualquier cosa...

De verdad, esto que suena al siglo XII es lo que está ocurriendo en las aulas y en nuestra sociedad. Día a día, noche a noche, anuncio a anuncio, película a película... y NADIE le pone coto.

Porque si sacas una ley que limite el contenido de las películas te tachan de "censor".

Porque si sacas una ley que limite el acceso de los chavales a esas películas, te tachan de opresor.

Porque si sacas una ley que dirija el contenido de anuncios, programas o películas, te tachan de manipulador.

Porque si sacas una ley de educación que marque esos límites y se base en lo que realmente son derechos, los separe de privilegios y dé una educación más sensata, te tachan de retrógrado o incluso de facha...

¿Donde está la solución? Pues en una campaña efectiva, como aquella en la que por fin conseguimos salir de la segregación de los homosexuales en nuestra sociedad.

Aquella campaña tuvo un éxito rotundo en muy poco tiempo... ¿Por qué no se hace otra en la que muestre lo que es "amor" y lo lejos que estamos ahora mismo de ello?

Sí, sé que esta campaña hará que se reduzcan las ventas de preservativos, ropa, bebidas y demás mercadería que los jóvenes usan para ver si consiguen follar con más facilidad y sin pagar... Pero a cambio de ese "mercaderío", se conseguiría "reeducar" a la sociedad y evitar que haya más violencia machista.

Y si además nos dejamos de sexismo en este tipo de campañas y mostramo la realidad al completo, no sólo la mitad, conseguiremos que se disminuya muchísimo en la violencia doméstica, vaya en la dirección que vaya.

Un saludo.

joacko dijo

Vayamos por partes, PPB;
Tipos de violencia hay muchos (doméstica, de género, estudiantil, en el trabajo, callejera, etc.) pero como en mi artículo yo simplemente me refiero a los malos tratos del hombre hacia la mujer, creo que es correcto denominarla "violencia de género" puesto que este tipo de abuso no ocurre simplemente en el hogar, que es cuando sería correcto catalogarla como "violencia doméstica".
Aclarado este punto, estoy de acuerdo contigo en que también existe el maltrato de la mujer hacia el hombre, aunque su porcentaje es tan mínimo, que seria ridículo compararlo con los abusos físicos y verbales, así como con las muertes que provoca la "violencia de género" del hombre hacia la mujer, en cualquier parte del mundo.
También soy de los que piensan que la televisión, el cine, y los vídeo-juegos, tienen mucho que ver con los altos índices de violencia que se registran en la época actual, pero eso sería tema para otro artículo.
El argumento de mi nota actual sigue siendo que "la violencia de género" únicamente la podremos combatir desde el entorno familiar, que es donde debemos dar ejemplo a nuestros hijos y saber explicarles qué tipo de comportamientos no pueden ser aceptados por la sociedad.
Ser padres responsables no se limita a traer hijos al mundo, proporcionarles alimentos y vestirlos; debemos asegurarnos de que se conviertan en adultos productivos y considerados con sus semejantes, que respeten a los demás sin importar su raza, color de piel, creencia religiosa, preferencia sexual y defendiendo la igualdad entre hombres y mujeres.
Si además, conseguimos que los centros educativos sigan esa misma pauta, habremos dado un paso de gigante en la lucha para erradicar el "cáncer de los diferentes tipos de violencia, incluyendo a la que se refiere mi artículo, "la del hombre hacia la mujer", en una sociedad que es y ha sido "machista" desde que el primer grupo de humanos poblaron la Tierra.
¡Saludos!

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Avatar de joacko

Sobre este blog

El rincón de Joacko
joacko

ver perfil »

Mis tags

Amigos

Fans

  • jacoes

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00