Naranjito

06 Dic 2012

Escrito por: concurrencias el 06 Dic 2012 - URL Permanente

El bronce de Manolo Martínez quedará para la posteridad

Andaba ayer Manolo Martínez en el campo de entrenamiento de León, ayudando a su técnico de siempre, Carlos Burón. Sonó su teléfono, el ex lanzador de peso contestó y se hizo la luz. «Carlos, me dan el bronce de 2004», festejó Manolo. Y Carlos debería haber dicho: «Ya lo sabía yo».

Porque ocho años atrás, el entrenador pronosticaba esa medalla, sentado en la ladera del campo eterno de Olimpia, donde nacieron los Juegos en el 776 a. C. Tras el segundo intento de Manolo Martínez, cuando el peso cayó a 20,84 metros, Carlos Burón respiró esperanzado: «Puede ser medalla, con suerte». No la hubo en 2004, cuarto a 23 centímetros del podio. La buena fortuna llegó con ocho años de demora y vestida de justicia.

La Ejecutiva del Comité Olímpico Internacional (CIO) confirmó ayer la descalificación del oro de 2004, Yuriy Bilonog, por un positivo retroactivo. La normativa permite conservar ocho años las muestras tomadas a los atletas, para reanalizarlas según avanzan los sistemas de detección antidopaje. En función de esa disposición, cuatro medallistas de Atenas han sido descalificados, lo que convierte a Manolo Martínez en acreedor del bronce, a un trámite de redondear su carrera, vigorosa en metales aunque carente de gloria en competiciones al aire libre.

El CIO comunicará su decisión a la Federación Internacional de Atletismo «que ajustará los resultados antes de redistribuir las medallas», señalaban fuentes del CIO a este periódico. Más claros, desde la Federación Española proclamaban: «Manolo es bronce, es cuestión de tiempo». Quien esperó toda la vida no tendrá problema en aguardar unos días-meses más. «Lo lógico es que me den el bronce», comenta el ex atleta, que precisa: «Aún no es oficial». Porque no siempre, ante una sanción, han corrido los puestos. Por ejemplo, el oro de Marion Jones en los 200 metros, en Sydney 2000, se otorgó a la segunda, sin embargo, el título de 100 quedó vacante, porque la beneficiada hubiese sido la muy sospechosa Thanou. Por tanto, aquel caso más bien sirve para afirmar que, en condiciones normales, como las presentes, Manolo Martínez será bronce. «Sería un gran regalo [cumple 38 años mañana] y sería producto de uno de los días más duros de toda mi vida, tal vez el más duro».

Aquel 18 de agosto de 2004, en Olimpia amaneció una mañana de sol embaucador, que lustraba la tierra donde cada cuatro años se prende la antorcha que recorre el mundo hacia otros Juegos. A Olimpia volvían los atletas 2.780 años después de los primeros Juegos. Manolo Martínez accedió al estadio sorteando ruinas míticas y con los ojos llorosos por el hito. Llorosos volvían a estar horas después, torrente de frustración tras un concurso decepcio- nante, por debajo de 21 metros. Lo mejor de su ejercicio fueron los 20,84 que reclamaban la suerte. Aquí está.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Avatar de concurrencias

Sobre este blog

Naranjito
concurrencias

ver perfil »

Amigos

Fans

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00