Naranjito

26 Ene 2013

Escrito por: concurrencias el 26 Ene 2013 - URL Permanente

Gago es un caso perdido

De la esperanza a la decepción en apenas medio año. Es la triste gráfica de la involución de Fernando Gago en el Valencia desde que se comprometió en julio de 2012. Si escribimos en pasado es porque si nadie lo remedia, sobre todo el implicado, su final parece abocado a una salida antes del 31 de enero, fecha en la que expira el plazo de altas y bajas del mercado de invierno.

«Dependerá exclusivamente de él, está en su mano», apuntan desde el club sobre si el jugador se encuentra en estos momentos más fuera que dentro. Esa enésima mano que le tienden, aunque es más una pose de cara a la galería, se produce tras el último acto de rebeldía de Gago, que el miércoles decidió por su cuenta y riesgo no acudir a Mestalla al partido de Copa del Rey frente al Madrid.

El reglamento de régimen interno de la plantilla deportiva, especifica que todo aquel futbolista que sea descartado de las convocatorias está obligado a acudir a Mestalla, salvo causa justificada.

Gago ni se preocupó de esa norma, pero más allá de saltársela queda de manifiesto que es un nuevo desafío hacia para forzar su marcha, como ya intentó, a través de su agente, Marcelo Lombilla, mientras se encontraba de vacaciones en Buenos Aires durante las Navidades, donde coqueteó con el Boca Juniors.

El caso es que haberse quedado fuera de una cita clave como era la vuelta de Copa ante el Madrid, verse por detrás de hombres como Víctor Ruiz, que desempeñó las funciones de Gago ante los blancos, e incluso del canterano Mario Arqués, fue muy mal digerido por el jugador, que reaccionó con menosprecio haciendo novillos. Y eso que Valverde le había adelantado la exclusión de la convocatoria el martes antes de hacerla oficial.

Pero por mucho que traten de disfrazar el santo y deslicen que Gago aún está a tiempo de reengancharse, el Valencia sabe que tiene un problema gordo entre manos, que deben cortar de raíz. Porque este no es primer pulso que echa Gago. El día que Pellegrino fue destituido, tras la humillante derrota ante la Real en Mestalla, pidió al presidente, Manuel Llorente, abandonar el Valencia. Y una semana antes, durante el descanso del enfrentamiento ante el Málaga, también de infausto recuerdo, tuvo una airada discusión en el túnel de vestuarios de La Rosaleda con Feghouli, motivo que requirió la intervención de Pellegrino.

De Gago, desplantes al margen, sólo se recuerdan dos actuaciones destacadas: ante el Zaragoza y el Bate Borisov. Poco más. El desencuentro definitivo, además de la ausencia en la grada de Mestalla el miércoles, fue la pitada recibida por un sector del público en el duelo liguero del domingo contra el Madrid, donde firmó una penosa actuación.

Llegado a este punto, el Valencia contempla todas las opciones posibles. Un traspaso, siempre que se recupere, como mínimo, la inversión realizada (3,5 millones); una cesión, si el club de destino se hace cargo de la ficha íntegra (1,5 millones) o pasar por la opción aparentemente más improbable, que luche por ganarse un puesto. Gago no está por la labor. Su desconexión es tal que en el vestuario siguen alucinando con la burbuja en la que vive, como si viviera en un mundo aparte.

La pelota se encuentra ahora en el tejado de Marcelo Lombilla, agente de Gago. Dispone del tiempo justo para buscarle acomodo.

Si los acontecimientos derivan en la marcha del argentino, el Valencia estaría prevenido para traer un refuerzo express. No se descarta que se pudiera adelantar la llegada de Javi Fuego (Rayo), con quien el Valencia ya tiene un acuerdo para final de temporada. Recuperar los 3,5 millones invertidos en Gago, con tres años de contrato por delante, no será un problema.

1 comentario · Escribe aquí tu comentario

isa284 dijo

De la esperanza a la decepción, ¿en apenas medio año? Yo añadiría más tiempo.
Gago, como tú bien dices, es un caso perdido. Yo lo recibí con los brazos abiertos, pero me equivoqué. Empecé dándole paciencia hasta que me di cuenta de que me había dado tiempo a terminar una carrera universitaria y él todavía no se había adaptado al Real Madrid. Luego pensé que era un buen futbolista, pero no tanto como para jugar en el Madrid. Pues bien, la Roma lo tuvo cedido un año con la posibilidad de quedárselo, pero no habrían ido las cosas muy bien que digamos cuando a final de temporada, el club dijo: "Pa' tu madre". Luego en el Valencia prometía ser la bomba, pero... ejem, ejem. Conclusión: Otra vez que me equivoqué. El caso es que tengo amigos en Argentina que dicen que allí es un héroe, que lo quieren lo más grande. Yo creo que en junio volverá a Boca Juniors y volverá a ser idolatrado, pero después de las confesiones sobre mis errores, me temo que he perdido credibilidad.

Escribe tu comentario


Si prefieres firmar con tu avatar, haz login
Avatar de concurrencias

Sobre este blog

Naranjito
concurrencias

ver perfil »

Amigos

Fans

Ídolos

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00