olor a pasto

Este es un espacio para el verdadero amante de la pelota. El enamorado apasionado, el prendado crítico. El amante que piensa, que observa, que no soporta que la mentira. Pero que es capaz de admitir que esto es cosa de dos: lector y escritor.

Hay 2 artículos con el tag cristiano en el blog olor a pasto. Otros artículos en Comunidad As clasificados con cristiano

Nunca te olvides que fuiste feliz

Escrito por: carlos-indovino el 29 Dic 2009 - URL Permanente

Una de las frases que más se ha repetido en boca de los jugadores del F.C Barcelona a lo largo de este año ha sido: “No somos conscientes de lo que hemos conseguido”. Piqué la pronunció tras conquistar Roma, Messi lo parafraseó al volver de Abu-Dhabi.

Es posible que los aficionados tengan esa misma sensación. Esta es una de esas veces en las que uno se siente feliz de haber vivido algo, esas ocasiones en las que debería valorar que disfrutó de algo que, casi con seguridad, ningún aficionado podrá vivir nunca más.

Se han cansado las rotativas de llenar miles y miles de portadas con los éxitos culés este 2009. Tanto al que le gusta el fútbol, como al que no, todos saben que este ha sido el gran año blaugrana. Es una de esas ocasiones en el que el fútbol transgrede la barrera meramente deportiva para convertirse en fenómeno social, en noticia de portada, en una fiesta en la que todos pudimos participar. Es este un año que siempre tendrán presente los seguidores del Barça, porque cada vez que vean la imagen de Iniesta correr con cara de loco y su camiseta amarilla revoloteando sobre su mano izquierda recordarán dónde lo vieron, con quién estaban, hasta dónde volaban las copas y cómo se desgallitó el gentío.

El Barça nos deja este año un recuerdo hermoso e imborrable, esa clase de fijaciones positivas en nuestras mentes que agradeceríamos eternamente a cualquiera de las personas, lugares o cosas que nos rodean. Tal vez, para ser conscientes de lo conseguido este año, valga la pena detenerse en aquellos pormenores que más allá de los goles importantes y las imágenes del año, más nos han llegado como culés, como aficionados al fútbol o simplemente como espectadores mediáticos de este m@ndo.

Rebobinando la cinta de la memoria hasta el principio de esta temporada, lo primero que me viene a la cabeza es la gran portada que nos ofreció El Mundo Deportivo tras el primer partido de Liga contra el Numancia, donde el Barça perdió 1-0. Sobre la foto del equipo titular en el pasto numantino, un titular: “Los pajaritos”. Genial.

Recuerdo ahora las dudas sobre Guardiola, la cantidad de escépticos a mi alrededor, los medios que repetían que no estaba preparado. Y cómo esas dudas comenzaron a disiparse con los buenos resultados pero aún más cuando Pep daba clases magistrales en cada rueda de prensa. Por fin alguien inteligente representaba al equipo. Daba gusto oírle hablar, ridiculizar a la prensa y sus tópicas preguntas y defender a su equipo incluso por delante de sí mismo. Y con estilo, con elegancia, devolviendo la esperanza a aquellos que pensamos que el fútbol no es sólo para idiotas.

Recuerdo ahora a Eto’o y la fuerza con la que gritaba los goles, la rabia con la que corría cada pelota, las ganas que tenía de demostrar que valía para este Barça. No sé si fue premeditado o no, pero Guardiola supo como motivar al negro como si de su primera temporada profesional se tratase. Gracias y buena suerte siempre Samu.

Recuerdo ahora los ooooohhhhhh de sorpresa y agrado en el Camp Nou con las jugadas de Messi, que se trasladaban a los campos contrarios en silencios que otorgaban sin ningún margen de duda el trofeo lógico de mejor jugador del planeta.

Recuerdo ahora a Cannavaro chocar contra el poste del Camp Nou y cómo explotaron las gotas de agua acumuladas en aquella portería del fondo sur, mientras la piña culé se hacía una bola de felicidad en la banda…

Recuerdo ahora a Iniesta colocando el balón en la escuadra como con la mano, derrochando elegancia, aclarando con su palidez cualquier momento oscuro que se ponía a su paso. Recuerdo ahora a Xavi a su lado, y el millón de veces que escuché en los bares a mi alrededor alabanzas ante la sencilla perfección.

Recuerdo ahora a Henry renacer, volver a correr y desbordar y cómo las palabras de su entrenador “acallaron muchas bocas”. Recuerdo a Keita meter muchos goles, a Touré haciendo de primo gigante protector, a Valdés salvando y levantando sus dedos al cielo con cara de malo con buen corazón. Recuerdo ahora a Abidal dentro de los titulares diciendo “ese es el equipo”. Recuerdo a Busquets apaleado una y otra vez para levantarse y seguir aprendiendo de los mejores.

Recuerdo a Puyol corriendo delante de su melena y no tengo más remedio que agradecerle a la tecnología aquellas cámaras lentas del Bernabéu. Ese beso al brazalete con la fuerza de todas las gargantas culés del mundo al límite. Fuerza y alma en estado puro. Recuerdo a Guardiola en la banda, puño izquierdo apretado hacia el pasto y su sonrisa eterna, que descubrimos aquel día. Y Piqué estirando su camiseta hacia abajo, con la felicidad hecha expresión, enamorando incluso a los más machos.

Recuerdo ahora que no recuerdo haber oído el himno español en Mestalla pero sí a la gran afición bilbaína, comportándose como unos señores y haciendo de su derrota, una gran victoria para el fútbol y una lección para los ignorantes. Y a Bojan acariciando su copa, la que tanto se merecía, con la ternura de un niño con cara de niño.

Recuerdo ahora a Dani Alves no siendo capaz de centrar ni una sola vez bien, al Barça no crear ocasiones y a Drogba caer y caer. Recuerdo a Samuel bajar aquella pelota y fallar el chute, a Leo recogiéndonos del suelo y tocándola hacia su derecha y recordaré para siempre cómo los corazones pueden explotar al mismo tiempo haciendo del fútbol algo mucho más que un deporte.

Recuerdo pocos días después a Cristiano moviendo la lengua, a Eto’o haciendo historia y a Messi con la bota en la mano arrancando de una vez por todas, y para muchos años, la bandera pesimista al culé. Enseñándole al mundo que la modestia y el talento sí pueden ir de la mano y triunfar.

Recuerdo ahora afrontar las finales con tranquilidad, con seguridad y alegría. Y recuerdo ahora a Pedrito convertirse en Don Pedro pero no soy capaz de imaginar cuál es la sensación de pasar de ser filial a único jugador del planeta en lograr algo en tan sólo un año. De todas las caras de felicidad absoluta de 2009 me quedo con la de Pedro tras marcar en las semifinales del mundialito, corriendo minutos después de su gol como en trance, con una sonrisa imposible de explicar con palabras.

Recuerdo ahora las frases que ahí quedaron, los insulsos cagómetros, los chorreos y Boludas, los retrovisores y los votos de censura. Y las frases inmortales: “Si perdéis hoy seguiréis siendo los mejores del mundo, pero si ganáis, seréis eternos”. Eternos. No pueden caer en el olvido detalles que hacen de este grupo algo parecido a una familia: Guardiola hizo que Milito diese la charla técnica antes de saltar al pasto ante Estudiantes, una vez más, haciendo partícipe a todos del modo que sea. Impresionante.

Es ejercicio común que en los últimos días de diciembre la gente haga sus valoraciones y reflexiones sobre el año que se va. A todos nos pasa que nos detenemos a pensar en los grandes momentos vividos, en las decepciones, en lo conseguido y en lo todavía por alcanzar. No dejemos que nadie menosprecie nunca esos pequeños detalles que nos hicieron felices este 2009. Porque son importantísimos; porque son la chispa que nos mueve, que nos ayuda a soportar el trabajo y los problemas. No permitamos que nadie banalice el fútbol y nuestra pasión por este deporte, porque la vida siempre consistirá en intentar ser felices. Y el fútbol, esa insignificante pelotita, nos ha dado este año inmensas alegrías con las que acercarnos a desconocidos, pasar momentos inolvidables con nuestros amigos, endulzando los hogares y las noches en pareja tras las victorias y haciendo en definitiva una función mucho más allá de lo que ningún aficionado podía esperar.

¿Quieres ser consciente de lo que has conseguido Piqué? ¿Y tú Leo? Habéis conseguido hacernos felices. Felices fiestas. Y gracias.

La confianza catalana

Escrito por: carlos-indovino el 27 Nov 2009 - URL Permanente

Llega el líder al Camp Nou… jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja … jajajajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa… jajajajajajajajajajajaajaajajajajaaaaaaaaaaajajajajajajajajajaj ijijijijij ijijijijijij jijijijiji jajajajajaajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja…jajajajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaajajajajajajajajajajajahahhahahahahaaahhajajaja jajajajajajajajajajajajajaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa… jajajajajajajajajajaj, ja, ja, ja, ja aaaaaaaaa, ja jaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajaj… ay ay , ay… aaaaaaaaaaaay…

…se ríe el culé.

No se recuerda en la historia reciente de nuestra liga la llegada del líder del campeonato con una sensación de superioridad sobre el mismo tan grande. No creo que en Can Barça nadie pueda recordar una visita del Madrid que despierte mayor tranquilidad, un clásico que en sus horas previas dé la sensación de que no hay nada que temer, la certeza de que los tres puntos se quedarán en casa. Llega un Real Madrid puntero en el campeonato y liderando su grupo de Champions, y aquí todo son risitas sosegadas. ¿Qué le pasa a este catalán, temeroso habitual, para que esté tan confiado? ¿Acaso no llega el Madrid y su nuevo proyecto de 250 millones? ¿Acaso no llegan Cristiano y los galácticos?

Que en el fútbol todo es impredecible es algo que todos tenemos ya interiorizado. Las certezas no son algo que podamos relacionar con este deporte, ya que siempre puede pasar cualquier cosa sobre el pasto. Pero llegamos al punto clave de la confianza culé: yo tengo un estilo, tú no tienes nada.

El Barça tiene un plan, una idea, un estilo y una fórmula común. El Madrid tiene la fuerza de siempre, el orgullo de toda la vida, grandísimas estrellas y el amor propio trastocado desde el último clásico. Pero todas esas cosas parecen ir por separado, no han logrado todavía polarizar toda esa energía en la misma dirección y cada elemento hace la guerra por su cuenta… más o menos lo que se ve en el terreno de juego.

¿Pronósticos? Lo normal es que el Barça le dé un repaso, que gane por más de un gol, que la toque y la toque y Messi la baile y la baile y Xavi la maree la maree y Alves la suba la suba e Iniesta la inieste la inieste…

Pero alto ahí con la confianza, amigo catalán. Al Madrid no te lo tomes a la ligera. No cometas el terrible error de ir con aire de superioridad. porque después. lo peor no sería perder sino la cara que se te quedaría. Basta con que Pellegrini recite algo así en el vestuario: “Señores, hace unos meses este equipo al que hoy nos enfrentamos nos ridiculizó ante el mundo, en nuestra propia casa. ¿Qué vais a hacer al respecto?” Esa camiseta blanca, pese a quién le pese y siempre que sepa algo de fútbol, lleva consigo una carga de orgullo como sólo pocas en el mundo. No presiones al hombre caído, decía aquel.

Llega un Madrid líder de todo y parece que llega cualquiera. Un buen consejo para las casas de apuestas: ponle 20 eurillos al Madrid.

Avatar de carlos-indovino

El balón está hecho de cuero, el cuero viene de la vaca, la vaca come pasto, así que hay que echar el balón al pasto.

olor a pasto
carlos-indovino

ver perfil »

Amigos

  • drigun
  • dr-carlos-fernandez
  • arsy
  • carles
  • torrichano
  • norky
  • rojinegro
  • cornapecha

Ídolos

  • azulesfc
  • inako
  • futbolatrix
  • sogorb
  • correcaminos
  • ppb2
  • breakpoint
  • cucho
  • xannin
  • gon
  • pablo-
  • plataforma-antiraulista
  • miguel-hr
  • philip-vii
  • 3puntos
  • golazolatino
  • antonio-pelaez-torres
  • tucho
  • europaburgoscf
  • nikets
  • el-genocida
  • chato
  • lazyboy
  • ruben-sancho-martin
  • flowryder
  • gaditano79
  • donjose-vuelve-casa-navidad

Fans

Suscríbete

Selecciona el agregador que utilices para suscribirte a este blog (también puedes obtener la URL de los feeds):

© DIARIO AS, S.L. - Valentín Beato, 44 - 28037 Madrid [España] - Tel. 91 375 25 00